jueves, 25 de mayo de 2017

Trabajos del amor nuevo



1
Compartir desayunos sin diamantes
pero en la vía láctea.

2
Postergar la cena hasta después de devorarnos.

3
Desatar tormentas perfectas en el mar de tus entrañas.

4
Propinarte profundas estocadas
que curen ambos extremos de la daga.

5
Amasar poemas-pájaro 
que revoloteen
alborotados
nuestro escándalo
y se conviertan en besos migratorios
que encuentran todas tus primaveras.. 

6
Cazarte
cada vez
como caza el tigre
que se juega el sustento
a una carrera contra el tiempo.

7
Que el placer sea el pan nuestro 
de cada noche y cada día.
Y dárnoslo hoy.

8
Enmarcar las llagas y las heridas.
Fijarlas con besos de tornillo
a las paredes de desván.
Visitarlas de vez en cuando.

9
Mojarnos mutuamente
para refutar el dolor de los paraguas.

10
Fundar dentro de ti
una ciudad 
en la que los árboles 
no toleren injusticias
y los agentes del orden
desordenen
el peinado
de las estatuas de los próceres.

11
Ser dioses
demasiado ocupados en pecar
como para castigar cualquier pecado.

12
Hacer de tu cama
un campo de batalla 
y  bailar abrazados en la trinchera
una vieja canción de amor 
que nos suene nueva.


Estos
y otros muchos otros
trabajos del amor nuevo 
ya los estamos cumpliendo 

felices de sentirnos a destajo
sin convenio colectivo

y sin horario 
porque todas nuestras horas 
son extraordinarias.

Para que luego digan 
que todos los poetas

somos unos vagos.

domingo, 23 de abril de 2017

Poema sincero

(Dedico este poema a Pepe Ramos, quien con uno suyo me recordó el viejo anhelo de formar parte de esa larga tradición de poetas rencorosos en el desamor. Envidia de todos ellos, por ser capaces de responder a esa voz interna que en el primer momento le deseo lo peor a quien desama.
Gracias al poema de Pepe Ramos , encontré el camino para este poema, que evidentemente es una descarada apropiación del suyo, que él sabrá perdonar, ya que solo es rencoroso con sus ex y no es el caso. 

Que nadie busque aquí destinataria con nombre y apellidos, no la hay, o en todo caso no la hay desde hace muchos años, pero en alguna ocasión me quedé con las ganas de expresar todo esto. Así que, gracias, Pepe, por ayudarme a ser un completo impresentable, jajaja).

Por una vez, seré sincero y te diré
que yo no quiero que seas feliz sin mi.

Consulté con bukowski, fonollosa y pepe ramos,
y me dijeron que resulta de lo más natural
rogarle a dios de los rencores
que todo te vaya fatal.

Pero como sabes,
no soy mala persona,
y por eso solo te puedo desear:

 Que todos los hombres que te ponen
se crucen de acera para siempre.

 Que dejes de gustarle a las mujeres.

 Y que se te aparezcan la virgen y rajoy
cada vez que estés a punto de correrte.

 Que tengas éxito, fama, fortuna,
y mucha, mucha, mucha soledad.

Que se te escapen el perro, el canario, y la tortuga.

Que tu vida sea una gran nave de Ikea
sin flechas que indiquen la salida.

Y que te pases los años que te quedan
comiendo  insípidas albóndigas suecas
sentada en un sillón de nombre impronunciable.

 Que se quede con tu cara el ministro de hacienda

Que te confundan en los aeropuertos
con la terrorista más buscada
(y por los estragos que causaste en mí,
estarían en lo cierto) .

 Que tu padre gane la lotería,
la primitiva, el euromillón,
y el cupón de la ONCE,
un día después
de desheredarte.

Que en todas tu ruletas salga el cero

Que te quiera  poquito y mal.
Que tus amantes batan
cualquier récord  mundial de velocidad.

Que todos tus hijos te salgan músicos,
actores, o poetas.

Que me sigas sintiendo dentro
en sueños.
Que me olvides para volverme a recordar.
Que imagines lo que pudo haber sido
y no será.
Que llames a mi timbre, arrepentida,
y te equivoques siempre de portal.

Que llames a mi timbre,arrepentida,
y te equivoques siempre de portal.

Que llames
a mi timbre,
arrepentida,
y te equivoques
siempre
de portal.


martes, 11 de abril de 2017

La palabra prohibida

Soy la primera mujer.
Hecha del mismo barro que él.
A imagen y semejanza de un dios
que nunca me quiso comprender.

Me echaron del paraíso
por no  aceptar
como obligación la maternidad
por ponerme arriba en el placer
y a la misma altura que el hombre
en la tarea de fundar la humanidad.

En realidad
me desterraron
por pronunciar
la palabra prohibida.

A él le fabricó un suplemento
a partir de una costilla.
Ella no era del mismo barro
y aún sigue pagando
un precio muy caro por el hueso.

A sus descendientes 
las condenaron
a quitarse una costilla
para salir en las revistas.

A mí me pusieron como ejemplo
de lo que una mujer no debe ser.

Dijeron que yacía con demonios
y que me alimentaba de sangre
de bebés.
( Y lo de los demonios
puede que fuera cierto
pero es que los ángeles
son aburridos
y no saben tener sexo
sin pedir perdón después).

Me desterraron
por pronunciar 
la palabra prohibida.

Fui la primera vampira.
El monstruo al que había que temer.
El  borrón en el cuento perfecto
del creador.
El peligro de desobedecer.

Por lo que sé
a ella
la de hueso
y a sus descendientes
tampoco les va muy bien.

Las matan
porque quieren
o por no querer
les pegan más
les pagan menos
las fabrican en serie
teñidas de obediencia
y las condenan a rebajas
si se apartan del modelo.

Debería reírme de ellas
pero no.

A veces pienso
que el hueso y el barro
no se diferencian tanto.
Distinto material
y el mismo polvo
al final de los comienzos.

La otra mujer
era mi hermana.
Y que el hacedor se meta
donde le le quepa
su imagen y su semejanza
su perdón que no quiero
su árbol de la ciencia
y su juicio final

Más
ya
no nos puede castigar.

Por eso he venido a recordaros
hijas de eva
la palabra prohibida.

La que debéis repetir
y gritar
y grabarlos en la piel
y usar cuando queráis
que dejen de escucharos con desdén.

La que a mí
me costó el paraíso
que perdí
y doy por bien perdido.

La palabra NO.

Usadla cada vez que os simplifiquen.
Cuando os digan cómo
debéis vestir o desnudaros
a quién debéis amar y de qué modo.
Cuando os pongan limites
o pretendan compraros el dolor.

Y siempre
que os obliguen
a decir que sí.

Mi barro y vuestro hueso dirán NO.

Y cuando os pregunten
dónde habéis aprendido
la palabra prohibida
decidles que os la enseñó
vuestra querida tía
                                  lilith.

domingo, 9 de abril de 2017

Parejitas

Los veo pasar de la mano.
Las veo pasar de la mano.

Y solo un imbécil señalaría
en ellos o  en ellas
diferencias o anomalías.

Siguen siendo dos
pero con esa envidable ingenuidad
que les hace creerse uno o una.  

La  unidad que le descose
el dobladillo al tiempo.

Una bellísma bestia con dos corazones
que se empeñan en latir al compás
de su secreto a voces.

Creen haber inventado el sexo
y están en lo cierto.
El sexo es más que carne contra carne.
Es un poema que escriben con el cuerpo.

Las veo pasar. Los veo pasar.
Son un cuadro pintado
con los ojos cerrados.
Una fotografía que la vida
acaba de revelar.
Un color que antes de ellos o de ellas
no existía. 

Cuando doblan la rectitud de las esquinas
se pierden de vista y suspiro aliviado.

No quiero ver
como la misma vida
que les dio
esa nitidez rotunda
empieza a despintarlos

lunes, 3 de abril de 2017

1 Cadillac viejo y flamante

Traigo en el maletero la culpa de sentirme nuevo.
Recién salido de la línea de montaje de la vida.
Sentimientos a estrenar y con los extras de serie.
Todos los puntos en el carné de los sentidos.

Los deseos, cromados como peces.

Y sin embargo sé que amé.
Que ya he cruzado sin luces este camino.

Debería conocer de memoria cada curva.
Desconfiar de la sonrisa de los precipicios.

Sé  que amé
Como solo puede amar 1 coche nuevo.
Con hambre de carretera y el depósito lleno.

Nunca he respetado la dictadura del semáforo.
ni la embajada precaria de los pasos de cebra.
Me multaron por vivir en exceso de velocidad
Soy más de siniestro total, que de raspones.
Con la póliza del seguro hago barcos de papel
que no vuelan cuando los lanzo a contraviento.

No podría superar
y lo sé
el más benévolo
distraído
o negligente
control de melancolemia.

Sin embargo estoy aquí.
Dispuesto a recorrerte los caminos.

Como si fuera
no la primera            
ni la ultima
sino la única vez.

Y sin GPS, amor.
Ya sabes que no soy 1 modelo nuevo.
Sólo 1 cadillac viejo y flamante,

capaz de llegar al fin del mundo si te pones al volante.

Así que písale a fondo, mujer.
Y sin tocar el freno, por favor.

Traigo en el maletero la culpa de sentirme nuevo. 
Llévame hasta el cruce de caminos de tu piel
donde nacen y mueren todos mis senderos.